El movimiento es energía, es aprendizaje, es vida; además, hay que tomar en cuenta que el movimiento tiene diversas funciones entre las cuales podemos destacar aquellas que relacionan lo corporal, lo cognitivo y lo afectivo. Las más notables son: posibilidad de conocimiento de sí mismo y del entorno, organización de las percepciones, mejora de la capacidad anatómica y funcional del organismo, posibilidad de relación o socialización y función higiénica.

Es común escuchar a los jóvenes hacerse cuestionamientos tales como ¿por qué debo estudiar matemáticas?, ¿de qué me servirá en la vida? o ¡nada de lo que aprenda lo aplicaré! Algunos no encuentran sentido a la asignatura talvez porque desde ahora aspiran a ser excelentes abogados, actores, pintores, bailarines, entre otras hermosas profesiones; carreras en las que se considera no requerirán saber matemáticas aunque la aplicación de esta ciencia está presente en nuestro diario vivir.

Publicado en Matematicas